Archivo de la etiqueta: Grameen Bank

Low income market

Hoy en día las empresas lanzan productos y servicios para el 10% más rico del mundo, creyendo que al tener mayor poder adquisitivo más comprarán, y desarrollan una batalla campal por atraer clientes. Pero, ¿qué pasaría si las empresas se enfocaran hacia la base de la pirámide que corresponde el 90% restante, el más pobre? Estamos hablando de una población que supera los cuatro mil millones de personas y que tiene un ingreso anual inferior a USD1.500. ¿Realmente no resulta rentable ingresar a este mercado? ¿realmente el 90% más pobre no va a pagar por algo?

Si bien los márgenes serán reducidos, existe allí un importante grupo que hasta ahora casi no está siendo considerado al momento de determinar el mercado objetivo.

Algunos ejemplos:

Banco de los Pobres: si bien nació como una forma de ayudar a los más pobres, al poco tiempo de funcionar Muhammad Yunus se dio cuenta que el microcrédito si funciona en el segmento de los más pobres. ¿Resultados? Hoy es una iniciativa que se ha replicado en varios países.

Procter and Gamble: en India gran parte de la población no puede bañarse de manera seguida, ni mucho menos comprar artículos de aseo. Esta empresa vio entonces una oportunidad de vender shampoo de manera individual en vez de un frasco con gran cantidad. ¿Resultados? Hoy más personas pueden acceder a comprar artículos de aseo y a mayor volumen de venta se generan importantes ingresos para esta compañía.

Por tanto, no nos olvidemos del segmento con menores ingresos, ellos pueden ser determinantes para nuestro modelo de negocio.

Anuncios

Emprendimiento Social

¿Has escuchado acerca del Emprendimiento Social? Si respondiste que sí, probablemente te estás imaginando a ONG’s, fundaciones y otras instituciones sin fines de lucro, pero, ¿qué pasaría si te digo que una empresa que sí tiene fines de lucro puede ser un emprendimiento social? Probablemente, en este momento estás frunciendo el ceño…

Bueno, yo era de aquellas personas que cuando mencionaban “Emprendimiento Social” mi cabeza inmediatamente imaginaba fundaciones como Un Techo Para Chile, el Hogar de Cristo, World Vision, entre otras, y sí, estoy en lo correcto porque son instituciones que tienen como objetivo primordial proporcionar un beneficio social. Sin embargo, hace unos días atrás, cuando estaba en una clase acerca de las nuevas tendencias de emprendimiento e innovación, me explicaron otra cosa, y creo estar de acuerdo. ¿Por qué?

La diferencia fundamental entre un emprendimiento social y cualquier otro tipo de emprendimiento (empresarial, cultural, intraemprendedor) va en la propuesta de valor. Un emprendimiento social tiene una propuesta de valor relacionada con la transformación positiva de una parte de la sociedad o de la sociedad en su conjunto. Sin embargo, esto no significa que una iniciativa de este tipo no pueda o no deba generar beneficios económicos, por el contrario esto puede ser así, pero la obtención de estos beneficios no es su objetivo fundamental, y cuando existen, se reinvierten con el fin de incrementar el impacto social.

Teniendo esto claro, podemos decir que si creo una empresa, autosustentable, con un fin social, se trata de un emprendimiento social. Pero no basta sólo con que esto sea una linda declaración de intenciones que se plasma sobre un papel o sea visible a través de la misión y valores de la empresa, sino que el impacto social debe ser reconocido como tal por los demás.

Entonces, si una iniciativa es autosustentable o no, pero persigue fines sociales en primer lugar, podríamos decir que se trata de un emprendimiento social.

¿Cómo son los emprendedores sociales?

De acuerdo a un artículo publicado por el Instituto de Innovación Social de ESADE, titulado “Empresas que inspiran futuro”, existe una serie de características que identifican a un emprendedor social. Éstas son:

  • Se centran en la creación de valor social y se preocupan de aportar nuevas ideas/enfoques a retos de determinados colectivos o problemas sociales.
  • Tratan de innovar al encontrar un producto o un servicio nuevo/diferente o un enfoque nuevo a un reto social.
  • Entienden que para llevar adelante sus proyectos empresariales necesitan un ecosistema de apoyo.
  • Buscan las soluciones a los retos que tratan de afrontar de una manera sistémica.
  • Se lanzan a realizar proyectos mucho antes de asegurarse de que disponen de suficientes recursos para ellos.
  • Se arriesgan con una gran determinación a participar en aventuras empresariales que otros no se atreverían a desarrollar.

En definitiva, un emprendedor social es una persona innovadora, que observa los problemas sociales y ve oportunidades para realizar cambios transformadores. Además, suele ser una persona visionaria, al mismo tiempo que pragmática, y dirige su visión de una manera colaborativa, con lo que consigue la implicación y el compromiso de diferentes grupos de interés.

Hoy en día el emprendimiento social está de moda ya que cada vez se conocen más iniciativas que buscan ser un aporte para la sociedad. Y estas iniciativas nacieron para tratar aquellos temas que un Estado no se hace cargo porque no puede o porque los descuida. Si comenzáramos a nombrarlos, saldría una lista enorme, algunas de ellas ya las mencioné al principio. Pero recuerden, no se trata sólo de ONG’s o fundaciones que reciben donaciones, sino que también pueden ser empresas que tienen un fin social pero que al mismo tiempo generan beneficios económicos. ¿Conoces alguna iniciativa social pero que genere beneficios económicos?… Yo dejo la primera: el Grameen Bank, conocido mundialmente como el Banco de los Pobres, un banco que otorga microcréditos a mujeres pobres para que comiencen su propia actividad emprendedora. En el link encontrarán más información.  Si conoces otra, coméntala aquí.